HISTORIA

GIN ORO esta basado en una receta que data de de 1978. En ese año, el aristócrata Romano Don Alessandro Torlonia 5to príncipe de Civitella-Cesi, casado con Beatriz de Borbón – hija del rey Alfonso XIII y bisabuela de Alejandro Lequio García Obregón- manda a su chico de confianza, Nicola, a España en busca de aceites de oliva con un sabor diferente, fresco y rural. Durante su viaje por el sur de España, Nicola conoce por casualidad al Sr. Fernández (transportista y comerciante), y este le pide probar aceites de la zona sevillana para poder llevarlos a la casa Torlonia en Roma. Tras la degustación en familia, el príncipe Romano queda muy satisfecho y vuelve a mandar a Nicola al sur de España pero a diferencia de la visita anterior, esta vez le pide encontrar una ginebra con los mismos toques de frescura que el propio aceite. Más adelante, vuelven a verse para poder llevarse el encargo a Roma. Después de la prueba de la ginebra, el príncipe queda seducido con el sabor y aroma de la ginebra, hasta tal punto que su definición personal fue “non e gin e oro”. El licor recibe el título de “gin del nono” y el príncipe sigue pidiendo ambos productos hasta su muerte en el 86.

En septiembre de 2016, después de 30 años de la última recepción de productos, Alejandro Lequio García – bisnieto del príncipe Alessandro Torlonia- recibe la llamada de Antonio Fernández Jr ( hijo del Sr. Fernández ) y le pregunta si había escuchado alguna vez esa historia donde su bisabuelo recibía productos del sur de España. Con los pelos de punta, Alejandro le cuenta las interminables historias donde el “gin del nono” era protagonista. Con aires de nostalgia, Antonio le ofrece la creación del producto con las mismas connotaciones frescas de hace 40 años  a lo cual accede Alejandro sin ninguna duda. Tras varios meses, después de varías pruebas y errores, consiguen elaborar la “gin del nono” definitivo, y como no, sería bautizada como GIN ORO.